PREPARADOS, LISTOS…

IA_RunsODIO correr. Lo ODIO. Y sin embargo pocas cosas me han emocionado más que estar en la meta de una carrera y ver a los corredores llegar.
Señores mayores, mujeres de todas las edades, personas de cualquier condición y forma física. Todos distintos, sí, pero todos iguales en satisfacción y orgullo, todos impulsados por la misma fuerza animal y el mismo empeño.
Una experiencia maravillosa que siempre, SIEMPRE he envidiado.
No puedo correr más de un minuto sin sentirme al borde del colapso. Hace cinco meses pasé una de las pruebas físicas más duras para la mujer y di a luz a mi hijo, sano y salvo.
¿Por qué no iba a poder pasar esta prueba ahora?
Inspiración Alrededor RUNS es una minicategoría en la que iré hablando de mis progresos, de mis frustraciones, de mis pensamientos y probablemente de mis locuras. ¿El objetivo? Correr 5 km. Ya sé que no es mucho, pero para empezar no me quiero poner estupenda.

¿Por qué hago una minicategoría? Porque esto no deja de ser un blog de inspiración, y quizás tú, que ahora lees mis palabras, también te animes y decidas empezar conmigo esta carrera. Si por el contrario ya eres una experta (suertuda tú) entonces puedes participar siempre que quieras en la sección de comentarios, o bien compartiendo tu experiencia o bien tus consejos y recomendaciones , que te aseguro serán muy apreciadas. Sea cual sea tu caso…¿vienes?

Si es así, aquí comienza. Preparados, listos, ¡ya!

#ELINFIERNOSELLAMACORRER

Vale, sucedió así, de repente, no sé muy bien cuál fue la motivación exacta que hizo que ese día salieran de mi boca las palabras mágicas, pero pasó: hoy voy a correr.

No sé tú, pero cuando a mí me da un arrebato de éstos, mejor aprovecharlo que no dura mucho.

Me puse unos leggings viejos, una camiseta de mi marido y unas zapatillas que no son para correr, pero dan el pego y me fui al campo de batalla, así, a pelo, pero cargada de energía y decidida a triunfar.

El bacatazo fue bastante brutal. Tras unos tres minutos corriendo el suelo empezó a abrise bajo mis pies y los demonios del infierno empezaron a saludarme con una sonrisita bastante miserable dibujada en la cara.

No tuvo gracia, ni un poquito. Recogí mi orgullo del suelo y volví a casa caminando e hiperventilando mientras pensaba: ¿en serio, Paula, tres minutos?

Vale sí, perdí la batalla, pero no la guerra. Al día siguiente estaba en Decathlon armándome hasta los dientes. Si voy a hacerlo, voy a hacerlo bien. Y lo juré por mis ovarios postpartiles.

to-be-continued

Nota: si has decidido empezar a correr conmigo, sube una foto que lo demuestre a Instagram con el hashtag #elinfiernosellamacorrer. Me alegrará saber que no estoy sola ¡Ánimo, camarada!

PREPARADA PARA LA BATALLA

la fotoDespués de visitar Decathlon me di cuenta de que correr, puedes correr como el culo, pero no hay razón para no hacerlo monísima de la muerte. Un millón de colores y diseños. Pantalones cortos, no tan cortos, pitillos…hasta falditas.

Pero bueno, seamos francas, aquí lo realmente importante son las zapatillas, así que me compré unas buenas, ligeras y cómodas.

Lo siguiente que hice fue conseguir una banda para el brazo en la que puedes llevar tu móvil. Si te quieres poner estupenda, lo ideal es uno de esos relojes que hasta te dan los buenos días, lo malo es que hay que pagarlos y aquí la cosa se pone un poquito más fea.

Unos auriculares de esos que tienen un enganche extra por detrás vienen muy bien porque así no se te andan cayendo y unos cuantos calcetines.

Esa noche recontruí mi orgullo malherido y decidí darme una segunda oportunidad. Descargué la app Nike + Running en mi móvil y le di al botón start justo cuando mi pie tocó la acera. Lo único que puedo decir es que estuve más tiempo vistiéndome que corriendo.

Sí, el suelo se volvió a abrir bajo mis pies, y los demonios volvieron a saludarme, pero esta vez yo iba conjuntada…

 

hashtagNo olvides que puedes seguirme en esta aventura y compartirlo en las redes sociales con el hashtag #elinfiernosellamacorrer. No me gusta mucho correr sola. Manías mías.

ODIO CORRER. LO ODIO.

ODIO correr. Lo ODIO. Y después del parón de las vacaciones la cosa se vuelve a poner fea. rtgrtYo no sé cómo lo hago, pero reuno un poco de la energía que me queda y consigo la suficiente como para ponerme la ropa y las zapatillas y salir a correr.

ODIO correr. Lo ODIO. Y no puedo dejar de pensar en esto cuando todo mi cuerpo me grita: “pero, ¿qué haces? ¿por qué no te quedaste en el sofá?, ¿estás loca?” ODIO correr. Lo ODIO. Y no consigo entender cómo es que la gente dice que esto se vuelve adictivo, que le acabas cogiendo el gustito…la gente yo creo que no tiene ni idea de lo que es el gustito.

ODIO correr. Lo ODIO. Ya estoy llegando al sitio de la última vez, al menos he conseguido hacer la misma distancia (que sigue siendo una mierda muy corta) y justo al llegar me sorprende ver que mis piernas continúan, sobrepasan ese lugar y de pronto la veo. Allí está, verde, sucia y pequeña, pero está: la papelera. Hasta la papelera. Voy a llegar hasta la papelera. Todo mi cuerpo se revela: “¿Hasta la papelera? ¿pero tú me quieres matar? ¡No puedes llegar hasta la papelera! ¡Yo ya no puedo más, no puedo más!” ODIO correr. Lo ODIO. Y la maldita papelera no llega nunca. Pero yo continúo, hiperventilando, agonizando. ODIO correr. Lo ODIO. Y de repente sucede, ya está, es mía. Nunca en toda mi vida me he alegrado tanto de llegar a una maldita, verde y sucia papelera. Yo no sé cómo deben de sentirse los corredores al llegar a la meta, pero si es similar a esto, es cojonudo.

ODIO correr. Lo ODIO. Pero he llegado a la papelera.

CHARLANDO

la foto

Yo: Debería ir a correr.

Cuerpo: ¡¿Qué?! De eso, nada.

Yo: Debería haber ido antes de ayer también.

Cuerpo: Tenías la regla, así, ni modo.

Yo: Tienes toda la razón.

Conciencia: Ni te has enterado. Podrías ir.

Cuerpo: ¿ Y a ti quién te ha dado vela en este funeral? Tú lo que necesitas es comer helado, mucho helado.

Yo: Sí. Cierto.

Conciencia: No, ni se te ocurra.

Cuerpo: ¡Cállate, y dedicate a otra cosa, anda!

Yo: El domingo compré una tarrina de helado. Tenía muy buena pinta, voy a abrirla.

Conciencia: ¡Nooooo!

Cuerpo: ¡Sííííííí!

Yo: Es artesanal.

Cuerpo: ¡No me digas más!

Conciencia: ¡Sabes que no tienes autocontrol!

Yo: Tengo la regla.

Cuerpo: ¡Suficiente!

Conciencia: ¡Excusa!

Sofá: ¡Coge la maldita tarrina y ven aquí!

Yo: ¡Vale!

Cuerpo: ¿Qué pasa, compadre?

Conciencia: El que faltaba…

Sofá: De aquí no te mueves.

Conciencia: Mierda.

LOUIE, LOUIE…

la fotoVenga, no finjas que no lo has sentido alguna vez, sí, esa sensación. Me refiero a ese momento en el que escuchas la melodía, esa sexy melodía que se te mete en el cuerpo, recorriéndote al completo, drogándote de tal manera que te crees tan poderosa, tan invencible, tan capaz de cualquier cosa, que no hay quien te pare. Lástima que uno no pueda conservarlo por mucho tiempo. Supongo que todo lo extremadamente bueno dura poco, pero quizás por eso es tan genial. Yo de correr sé muy poco, bueno, casi nada, pero creo que te puedo dar uno de los mejores consejos que quizás jamás escuches: busca esa melodía, ponte los auriculares bien altos, átate las zapatillas y sal a la calle…ya me contarás.

Louie, Louie, ooooh no,

we gotta go,

ay ay ay ay ay, I said

Louie, Louie, oh baby

we gotta go…

MR. GUSTILLO

Capture

“Acabarás cogiéndole el gustillo” Quizás la frase que más he escuchado desde el instante en el que decidí que iba a meterme en esto del running. Supongo que es cierto y quizás así lo sea para la mayoría de las personas, pero es que mi gustillo es un tanto especial. Todo un personajillo, el colega.

Primero, a mi gustillo no le hace ni fisco de gracia eso de madrugar y cada vez que me levanto para ir a correr me dice eso de “vete tú tirando que si eso ya te cojo más tarde” Y lo cierto es que viene sí, pero cuando ya estoy de vuelta destrozada en la ducha. Ahí sí que aparece, pero antes yo no le veo el pelo.

Segundo, a mi gustillo le gusta comer. Y no hablo de verduritas o frutitas, no, al listillo le encantan las comidas-caquita que lo único que consiguen es hacer que te crezca el culo. Trato de convencerlo, pero es un maldito cabezota.

Tercero, creo que mi gustillo se lleva bien con los diablitos del infierno que a veces salen para saludarme mientras corro. Incluso tengo la sospecha de que quizás se va de fiesta con ellos y en realidad tiene resaca.

Y lo peor de todo es que mi gustillo corre, sí, pero solo cuando a él le apetece y cuando lo hace, va tan rápido que no hay manera de pillarlo, y mira que lo intento, y tanto que lo intento, pero el muy h**o de p**a va como un rayo y así no hay manera.

Ah, no, pero yo pienso pillarlo, y tanto que pienso pillarlo, y cuando lo haga, cuando lo haga, no se me va a escapar, que ni lo sueñe.

IA RUNS…O CASI.

Oye, que yo no es que haya dejado de correr…bueno, un poquito sí. Pero a ver, la situación es la siguiente: han abierto un gimnasio 24 horas a dos tramos de escaleras de mi casa. A ver, lo voy a repetir, un gimnasio 24 horas abierto, a mi completa disposición, prácticamente dentro de casa. La cosa es que del subidón que me ha dado casi lloro y además he pagado un año por adelantado (también porque había oferta, las cosas como son) y claro esto del running de pronto se ha hecho un pelín menos atractivo.

La cosa es que durante un tiempo se me acumuló todo un poquito… vamos que casi me da un yuyu de todo lo que se me vino encima: trabajo, casa, hijo, marido, blog… yo. Que me expliquen cómo diablos se hace para lidiar con todo eso a la vez y además encontrar enegía para salir a correr a las siete de la mañana mientras tu cuerpo lucha contra los viruses guarderiles que tu hijo ha decidido traer a casa. Yo me repuse, pero al mr. Gustillo del running lo dejaron anémico perdido, pero chica, qué quieres que te diga, tampoco me dio pena, nunca confié mucho en él.

IMG_5020

Bueno, el caso es que estamos en junio, y yo no soy muy fan de la operación bikini ni nada de eso, pero venga, todos queremos vernos bien en la playa, así que ya he comenzado con una rutina y he empezado a correr. Lo sé, lo sé, la cinta no es ni remotamente igual que la calle, pero oye, tampoco vamos a pedirle peras al olmo con estos calores (venga, un poco de compasión). ¿Alguien tiene experiencia en esto del running indoors? Porque por lo pronto, me parece la cosa más aburrida del mundo mundial, y tras unos minutitos… (que no especifico para no dar envidia) yo le soy infiel y me voy a la elíptica que tiene algo más de gracia…y bueno, voy a tener que confesarlo: el otro día se pasó mr. Gustillo a saludar.

Acepto consejos, recomendaciones y hasta alguna que otra regañina, y si hay alguien que ande como yo, que no se olvide de los hashtags #elinfiernosellamacorrer o #iaruns para compartir sus aventuras conmigo, aunque sean en la elíptica.

18 comentarios:

  1. Miss Jones

    Me encanta, me encanta, me encanta esta nueva seccion!!!
    Me parece muy inspìrador para el resto de los mortales que odiamos correr….
    Si consigues que yo tambien salga a correr, habrás obrado un milagro! :)

    Reply
  2. Ana

    Si ves que no será algo pasajero, y ahora que tu peque ya aguantará sentado, te recomiendo que compres (o pidas por tu cumple, porque es bastante caro) el Chariot. es un carrito especial para correr. Yo lo tengo y me encanta! Ánimo y no te rindas.

    Reply
  3. Paula Díaz Mesa

    Miss Jones, no hay nadie que odie correr más que yo. De modo que no te queda otra que correr conmigo :)
    Ana, espero que de verdad no sea nada pasajero, por ahora estoy muy motivada y tu recomendación me ha gustado muchísimo. Además así, también podría correr con mi marido de vez en cuando. Él lo hace frecuentemente pero nos tenemos que turnar para cuidar del bebé. No había pensado en esa idea.

    Gracias chicas por comentar y enriquecer el blog. ¡Un abrazo para las dos!

    Reply
  4. Minombrenotegusta#comimosPasteisdeBelem#mihermanaesuncentriolo :D

    ¡¡Darling!! Ya sabes que yo estoy enganchaaaada al running! Me encanta y hasta he aguantado mi hora y cuarto sin música…¡¡varias semanas!! But…like you…el comienzo fue duro….aguantas poco y te aburres…pero mi motivación era buena: no tenía caldera aún y lavarse el pelo con agua fría cada mañana sólo era posible tras llegar acalorada de una carrera!…Empecé por no matar a mis compis de trabajo por mi falta de higiene…y ahí sigo 3 años después! Es barato, baratísimo, estás al aire libre y te da para pensar y repensar mil cosas y estar contigo misma 😉 …y no lo olvidemos…¡bajar estos pasteis de belem!!!!!! 😀 ¡Ánimooooooooooooo!!!!!

    Reply
  5. Paula Díaz Mesa

    Jajajaja…me ha encantado tu motivación, la verdad es que te funcionó y muy bien… me he reído mucho.
    En cuanto a los pasteis, ahí has dado en el clavo, esa puede convertirse en la mía.
    Como entrenadora personal que te considero, tendrás que darme consejos en el proceso. Espero tus trucos, incluso si eso significa que tengo que cerrar el agua cacliente 😀

    Reply
  6. Ana

    Ah! Y que sepas que el Chariot se puede enganchar a la bici (como un remolque). Nosotros a veces hacíamos así: mi marido corriendo con el carrito y yo en bici (en plan verano azul, despacito y disfrutando del paisaje). Para mí fue un regalazo porque me permitió practicar deporte todos los días y a cualquier hora, no tenía que esperar a que él llegase de trabajar :) Incluso quedaba con otra amiga e íbamos las dos con nuestros carritos de correr, un gustazo!

    Reply
  7. Paula Díaz Mesa

    Me estás convenciendo, Ana. Le he echado un vistazo, está saladito, pero quizás y como tú dices merezca la pena. He visto que hay de varios precios, pero no entiendo cuál es la diferencia. Me iré informando…
    Retomar tu vida con normalidad, llámese haciendo deporte, después de tener un bebé, me parece la manera más sana y mejor para vivir esta etapa. Además creo que es algo de lo que no se benefician solo los padres. Estoy segura de que a mi bebé le encantaría.

    Un millón de gracias Ana por tus consejos. Veremos cómo me va… :)

    Reply
  8. Agnieszka

    Me alegro mucho de que has creado esta sección. Yo tb odiaba a correr. Hace 3 años, ya sabiendo q me iba a vivir España por un tiempo indeterminado, quería despedirme de mi ciudad de alguna manera simbólica. Entonces, decidí a apuntarme a una carrera popular de 10 km q tuvo lugar justo el día antes de mi vuelo a Málaga. Me puse a entrenar. No voy a decir q fue un entrenamiento muy duro, pero para mi fue más kilómetros que había corrido en mi vida hasta entonces. Y lo hice, aguanté hasta el final, y acabé con un resultado bastante bueno como para un principiante. Desde entonces entrenaba participé en varias carreras populares en Andalucía, hasta q vino un momento de media maratón. Pasar la línea de aquella meta fue una de las experiencias más maravillosas que he vivido. Hoy me queda menos de un mes para una media maratón en Varsovia. Me encanta el ambiente, el espíritu de la solidaridad, y después, cada músculo dolorido y cada gota de sudor te hacen más feliz que nada. Corre, y no te des por vencida. Cada uno puede correr y seguro que vas a hacer tus 5 km y después mucho más aún. ¡Ánimo! :)

    Reply
  9. Paula Díaz Mesa

    Agnieszka, me ha encantado leer tu experiencia! Y me ha motivado un poquito más, gracias! :) Es una historia muy bonita y ahora que lo pienso, tuviste una idea muy buena: despedirse de una ciudad que se quiere haciendo una carrera, es precioso. He vivido en varias ciudades y me da mucha pena no haber tenido esa idea y esa motivación para poder vivir esa experiencia en cada una de ellas. Bueno, espero poder hacerlo algún cía aquí en Madrid…
    Un millón de gracias por compartir tu historia y animarme un poquito más 😉 ¡Un abrazo!

    Reply
  10. María Jose

    Buenos días, ni niña!! A mi me va a pasar lo mismo la semana que viene,cuando vuelva al gimnasio tras esta semana en la Palma. :-( Pero, te diré que ya aguanto,tras caminar rápido 25 minutos…¡¡¡un cuarto de hora corriendooooo!!!! 😉 Después cinco minutos más caminando para recuperarme y ya las máquinas. ¡¡¡Todo un récord!!! La semana que viene te cuento mi vuelta,aunque me llevo los tenis de correr y ropa para la Palna,pero no prometo nada !! Jaja. ¡¡¡Felicidades por tu avance hasta la papelera!! 😉 ¡¡Fuerza y Honor!!

    Reply
  11. Paula Díaz Mesa

    El día que yo haga lo que tú, lo celebraré por todo lo alto. Yo también me lleve la ropa para correr de viaje conmigo, pero se quisieron tomar también unas vacaciones, no muy merecidas, la verdad! 😀
    Disfruta en la isla bonita y muchísimas gracias por los ánimos.
    Un abrazo! :*

    Reply
  12. Paula Díaz Mesa

    Jajajaja…de indiscreta nada. Yo diría más bien de máxima importancia. No sé si decírtelo o no: es MUY adictivo. Pero bueno, y qué más da, la vida son dos días XD
    Yo lo compré en Carrefour. Era la primera vez que los veía y había un congelador pequeño dedicado solo a ellos. Es MUY difícil decidirte por un sabor, todos tienen una pinta buenísima. Yo solo he probado el de la foto, y está riquísimo.
    ¡Un besito!

    Reply
  13. elena

    Paula, si hoy salgo a correr mientras Dani (3 años) me persigue con su mini moto….te habrás spuntado un tanto.

    Reply
  14. Paula

    Jajaja…entonces cuento con ese tanto! Dani seguro que se convierte en el mejor entrenador personal. ¡Mucha suerte! :)

    Reply
  15. Minombrenotegusta#comimosPasteisdeBelem#mihermanaesuncentriolo :D

    jajajajaja, me encanta eso del gustillo! EL mío también aparece en la ducha!…Y en el desayuno de faraona de después! Pero cuando resoplo asxifiada con el corazón saliendo por la garganta…..es verdad eso que dices de que no aparece…..estará de fiesta con el tuyo…partidos de risa, jajaja 😉

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*