la fotoVenga, no finjas que no lo has sentido alguna vez, sí, esa sensación. Me refiero a ese momento en el que escuchas la melodía, esa sexy melodía que se te mete en el cuerpo, recorriéndote al completo, drogándote de tal manera que te crees tan poderosa, tan invencible, tan capaz de cualquier cosa, que no hay quien te pare. Lástima que uno no pueda conservarlo por mucho tiempo. Supongo que todo lo extremadamente bueno dura poco, pero quizás por eso es tan genial. Yo de correr sé muy poco, bueno, casi nada, pero creo que te puedo dar uno de los mejores consejos que quizás jamás escuches: busca esa melodía, ponte los auriculares bien altos, átate las zapatillas y sal a la calle…ya me contarás.

Louie, Louie, ooooh no,

we gotta go,

ay ay ay ay ay, I said

Louie, Louie, oh baby

we gotta go…