Escacha tres plátanos bien maduros con un tenedor y le añade tres huevos batidos. Pone un trocito de mantequilla sobre la plancha ya caliente y observa cómo empieza a derretirse despacio.

Con un cucharón pone un poco de la mezcla sobre la plancha y espera a que estén hechas de un lado para darles la vuelta. Cuando están doratitas las coloca en un plato una sobre otra, las salpica con sirope de arce y las corona con otro trocito de mantequilla.

Se sienta a la mesa y el primer bocado la sorprende por la intensidad del sabor y por lo dulce ¿Cómo solo dos ingredientes pueden conseguir semejante efecto? En ese momento aparece él y le acaricia el cuello antes de ponerle la taza de té. No hay un solo rincón de su cuerpo que no haya reaccionado a ese suave toque con la yema de los dedos.

Tortitas de plátano de dos ingredientes, caricias espontáneas, mañanas de fin de semana…está claro, no tenemos que buscar mucho para encontrar felicidad.

IMG_5640

Nota: las tortitas son más ricas cuanto más maduro está el plátano. Al ser dulce no necesitan azúcar. Yo las suelo servir con arándanos, tal y como muestro en mi foto, pero puedes servirlas con otras frutas también. Las recomiendo al cien por cien, por sanas, nutritivas, facilísimas y deliciosas. ¡Buen provecho!