NARANJAS CONFITADAS CON CHOCOLATE

La receta de hoy es francamente simple, quizás por eso sea tan deliciosa, y es que en la cocina, como en todo, muchas veces menos es más.Lavamos dos naranjas grandes muy bien y las vamos a cortar en rodajas de medio centímetro más o menos. Ponemos en una olla, medio litro de agua con 300 gramos de azúcar y unos palitos de canela. Cuando el agua está casi hirviendo, añadimos las rodajas y las vamos a dejar a fuego lento durante una hora y media, dos horas.

Las sacaremos con sumo cuidado para que no se deshagan y las dejaremos secar sobre una rejilla o papel vegetal por dos días. Si eres tan impaciente como yo, lo que puedes hacer es dejarlas una noche y por la mañana meterlas durante unos 40 minutos al horno a unos 100 grados y será suficiente. Déjalas enfriar, derrite el chocolate que más te guste, (yo recomiendo negro) y báñalas en él. Puedes hacerlo completamente, mitad o incluso simplemente salpicarlas, hazlo como más te guste y déjalas reposar hasta que el chocolate endurezca.El resultado es una pequeña delicia que endulzará tus días navideños (¡y no solo!).

Si te apetece, puedes también regalarlas. Es un bonito detalle que seguro alegrará el paladar a más de uno. Solo vas a necesitar papel celofán, papel vegetal, tijeras, cartulina, un rotulador y una cinta decorativa.
Colocas la naranja sobre papel vegetal, de ese modo se conservará mejor y no se pegará. Rodeala con el papel celofán y átala con una cinta decorativa. Escribe algún mensaje en un pequeña nota de cartulina, no te olvides de colgarla y listo. Puedes hacer varios paquetitos y regalarlos a tus más allegados en estas fiestas, o mejor, no busques excusas y entrégalos porque sí en cualquier momento. No hay mejor sorpresa que la que no se espera. ¡Buena suerte!

2 comentarios:

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*