FOTOS DE MATERNIDAD DIY

Esto del embarazo te hace querer mantener en el recuerdo muchos de los momentos y de las cosas. La tripa de embarazada es una de ellas. Sí, queremos tener el recuerdo y espero que solo eso, de cuando nuestra barriga creció hasta dimensiones descomunales. La misma barriga que a veces adoramos y otras tantas, especialmente cuando no te cierra ninguna chaqueta, no tanto. Por eso, esto de las sesiones de fotos de maternidad no me parecen una mala idea. Lo ideal es no esperarse hasta el último momento, primero porque a esas alturas ya no estás para trotes y segundo porque, te vas pareciendo más a una globo que a otra cosa. Entre los siete y los ocho meses es el momento ideal, la barriga ya tiene unas dimensiones contundentes y aún no has entrado en la fase “por favor que nazca ya”.

Hay muchos profesionales que pueden hacerte trabajos realmente espectaculares. Lo ideal es que ese profesional sea un amigo o conocido, de esta manera te sentirás más cómoda, y seguro conseguirás posar un poquito mejor. En cualquier caso, siempre puedes atreverte a hacer una versión DIY. Ventajas: estás en tu casa y tu pareja es la encargada, adiós a los nervios y los complejos. Es muy personal pues tú decides el cómo y lo mejor de todo, es gratis. Inconvenientes: salvo que cuentes con los conocimientos y el equipo correcto, la calidad puede dejar mucho que desear. Las ideas, debido a la falta de experiencia, pueden escasear.

Pese a los inconvenientes, yo he intentado hacer una versión DIY. El resultado, aunque lejos de parecerse a una sesión profesional, me ha safistecho. Se podría mejorar en muchísimos aspectos, seguro, pero para ser la primera que hacemos, creo que no está mal.

Si tú también quieres atreverte con esto del DIY, voy a darte algunos consejos que a mí me fueron de gran utilidad:

  • Busca inspiración en la red, así no tendrás que estrujarte el cerebro pensando en poses o ángulos. Un portal que te puede ofrecer infinidad de ideas es el maravilloso Pinterest.
  • Escoge un lugar de la casa que esté muy bien iluminado. Como supongo sabrás, la luz es esencial a la hora de sacar fotos, especialmente si no contamos con ninguna ayuda extra.
  • Crea una atmósfera. Si es en una cama o sofá, intenta construir una paleta de colores en la que moverte. Blancos, grises, azules…sin estridencias creo que mucho mejor.
  • Adapta tu ropa a ese ambiente, o por el contrario, busca el contraste, pero siempre en armonía.
  • Se tú misma, ni siete kilos de maquillaje ni peinados extravagantes. Se trata de mostrarse al natural.
  • Sonríe y disfruta, al principio te puedes sentir un poco tonta, pero si te relajas, verás que será hasta divertido.

DSC_8265 DSC_8595 DSC_8866 DSC_8909 DSC_8683 DSC_8444 DSC_8899Nota: quizás estas fotos te sirvan de inspiración y te animes a hacer tu propia sesión. ¡Buena suerte!

Un comentario:

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*