Mes: enero
Lugar favorito: el puente romano que cruza el río Tormes a la hora del atardecer. Precioso.
Recomendación: subir a la Catedral Vieja, uno de los monumentos más destacados del románico español que fue iniciada en el primer tercio del siglo XII. No desesperar al intentar encontrar la pequeña ranita de la fachada de la Universidad de Salamanca, pero sin obsesionarse por favor, que ya Unamuno decía: No es lo malo que vean la rana, sino que no vean más que la rana.
Tomarse un buen vino en algunos de los innumerables bares con encanto con los que cuenta la ciudad.
¿Volverías?: sí, Salamanca es un lugar perfecto para escapadas románticas de fin de semana, en invierno mejor, mucho más acogedora.