PIÑA CON 1000

Vuelvo a casa un poco cansada después del trabajo. Despistada, con la cabeza sumergida en 1000 cosas que tengo que hacer. En la calle, veo que la temperatura ha subido como 1000 grados, sonrío, por fin siento que el verano ha decidido llegar y quedarse. Tengo mucha hambre, así que nada más entrar por casa, tiro el bolso, las llaves y la inútil chaqueta en el sofá y me lanzo a la cocina.Cojo la piña que reposa elegantemente en el frutero, la corto en tiras largas y en una sartén las dejo tostarse un rato, hasta que el dorado las tiñe.

En un bol, mezclo yogur de vainilla con un chorrito de miel, y piel de un limón rallado y salpico la piña con esta salsa.
En la misma sartén, aso también unas pechugas de pavo y las sirvo como acompañamiento.Me siento en la mesa, abro el ordenador y ahí está: cuatro preciosas cifras que conforman un número que jamás imaginé ver. 1000, 1000 me gustas, 1000 pequeños sueños cumplidos, 1000 futuras ideas que compartir, 1000 alegrías que llegan casi de sopetón.

Devoro la comida rapidísimo, tanto, que acabo teniendo hipo y sonrío, hoy tengo 1000 razones más para escribir. 1000 gracias.
* Una vez cortes la piña, no tires las hojas.  Lo que puedes hacer es limpiar la base muy bien y dejarla en agua durante un par de semanas hasta que le crezcan raíces. Cuando las raíces ya se hayan desarrollado un poco, está lista para ser plantada y crecer felizmente en tu casa…¡buena suerte!

← Previous post

Next post →

1 Comment

  1. Nena, la acabo de hacer. ¡Deliciosa!

Leave a Reply

*