HABLA EN COLOR – SESIÓN II

Después de la sesión I, vamos a ir directos al grano. Vamos a aprender a hablar en color.
Sé que al principio puede intimidar un poco, pero les aseguro que es mucho más fácil de lo que parece.Lo bueno del sistema NCS Colour es que es independiente del tipo de material que se use, presenta la más alta calidad en el mercado y asegura una precisión global del color. De modo, que tu color será exáctamente el mismo aquí, en China o en América.

 EL NCS colour system está basado en la forma en la que percibimos el color, es decir, en los seis colores puros que el ser humano puede distinguir para caracterizar cada uno de ellos: el blanco (W), el negro (S), el amarillo (Y), el rojo (R), el azul (B) y el verde (G).
El código NCS, te permite indicar en detalle qué proporciones debemos usar para mezclar estos colores y así obtener justo el que queremos. Imagina que es como moverte dentro de esta forma en 3D que comparto abajo, dentro de la cual acercarse a cualquiera de los seis colores (que son como puntos cardinales) significa añadir más de ese color a nuestra mezcla particular.
Como ya dije en la entrada anterior mi color favorito es el azul, pero no un azul cualquiera, sino un azul tirando a verde, yo diría que un turquesa, ni muy suave ni muy intenso, en definitiva y para ser más exactos me refería a este color:

Es decir, este color:

Para saber cómo construir una palabra en la maravillosa lengua del color tenemos que tener en cuenta una simple idea: cada color tiene un nombre y un apellido (precedido por “NCS S”).

Lo primero que vamos a hacer es construir el apellido, es decir el tono. El apellido va a describir la semejanza porcentual de dos de los cuatro colores elementales cromáticos (es decir movernos en las fronteras de la figura entre amarillo, rojo, azul y verde); en el caso de mi color: el azul (B) y el verde (G). Como leemos siempre como en el reloj (aquí del azul hacia el verde) el tono significa un color azul con un 40% de verde (y un 60% de azul).

Lo siguiente que vamos a construir es el nombre. Para ello, las primeras cuatro cifras (2050) representan el matiz del color. Esto quiere decir el porcentaje de la negrura (S) (20%, las 2 primeras cifras) y de la cromaticidad* (C) (50%, las 2 últimas cifras). Del máximo (100%) queda un 30% que representa la blancura del color: 100 – (20 + 50) = 30

Los colores grises puros no tienen tonalidad alguna y se definen únicamente con el matiz. S 0300-N es un color blanco degradado; le siguen S 0500-N, S 1000-N, S 1500-N, etc hasta S 9000-N, que es un color negro.

Ahora que ya sabes cómo crear el nombre y apellido de tu color favorito es cuestión de practicar y desarrollar tus habilidades. Lo bueno de aprender los entresijos de este sistema, es que no se trata solo de nomenclatura un tanto matemática, sino de una fórmula mágica que te abrirá muchas puertas. No te pierdas la tercera sesión de esta serie en la que verás una técnica fácil que te ayudará a crear combinaciones bonitas y armónicas que podrás llevar a cabo de manera rápida. El próximo lunes un paso más en este viaje para aprender a hablar en color. ¡Buena suerte!

* La cromaticidad determina qué porcentaje de nuestra mezcla de los 6 colores se va a componer de nuestro “nombre” (tono). El porcentaje restante es la participación de blanco/negro en la mezcla.

Nota: si te perdiste la primera sesión, aquí te dejo el link para que te pongas al día.

Ir a Sesión III

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*