FLORES

¿Sabías que existe un lenguaje oculto en las flores? Algunos lo denominan floriografía y fue un medio de comunicación en la época victoriana, en donde los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados. El rey Carlos II de Inglaterra trajo dicho arte recopilando fuentes desde Suecia hasta Persia en el siglo XVII.Hoy en día, este conocimiento prácticamente se ha perdido y la verdad es que no sé si me da pena o no. El caso es que a mí me gustan las flores. Grandes, pequeñas, de cualquier forma o color y creo que su significado puede cambiar y adaptarse a las circunstancias perfectamente. No me gusta pensar que hay una flor ideal para cada ocasión, yo creo que todas lo son.

Me resulta muy difícil hacer una selección con las flores que más me gustan, porque me gustan muchas, pero creo que tengo algunas por las que siento especial predilección.
El tulipán – una flor con más de 150 especies y cuyo nombre proviene del vocablo turco otomano tülbend que, a su vez, proviene del término persa dulband. Ambas palabras significan “turbante” y hacen referencia a la forma que adopta la flor cuando está cerrada.
El narciso – su nombre viene de la mitología. El joven Narciso acabó ahogándose en el agua tras enamorarse de su propio reflejo. En ese mismo lugar creció esta preciosa flor. Flor de la que existen unos once tipos y cuyo olor es realmente seductor.

La cala – mis favoritas son las blancas. Me parece la elegancia hecha flor. Llevé algunas en mi ramo de novia y siento especial apego hacia ellas. Su nombre viene del griego, Kalós, que significa bonito.

  
La flor de cera – es una flor realmente especial. Mi madre tenía en el patio de casa y fue así como las conocí. Hay alrededor de 300 especies y son la flor de una planta trepadora tropical. Llama la atención su apariencia sobrenatural y su intenso olor. Parecen flores de otra dimensión.
La hortensia – aunque en algunos lugares se cree que atraen a los muertos o a la muerte, lo cierto es que a mí me parecen flores optimistas, alegres. Mis favoritas son las blancas y rosadas. También las hay azules y su color depende del ph del suelo en el que crecen.
El ave del paraíso – extremadamente exótica, llamativa y hermosa. Una flor que me gusta porque me traslada inmediatamente a mis islas Canarias.
La peonía – yo diría que es mi flor favorita, aunque me es muy difícil decidirme por solo una. Son delicadas y fuertes al mismo tiempo. Me encanta en todas sus variantes y colores. Su nombre viene de Peón, el médico de los dioses que curó a Ares cuando fue herido por Diomedes durante la Guerra de Troya y a Hades.

En un día como el de hoy, espero que no se te haya olvidado regalarle alguna a tu madre, un ínfimo detalle, teniendo en cuenta todo lo que ellas han hecho por nosotros, pero un detalle al menos. Para aquellos que las tenemos lejos, siempre nos queda la llamada y las palabras mágicas: “Gracias por todo lo que has hecho, haces y harás por mí. ¡Feliz día!”

Nota: si quieres ver cómo es una de las flores más grandes del mundo, pincha en este enlace. Solo una recomendación: ni se te ocurra regalársela a tu madre, entre otras cosas porque pesa alrededor de once kilos y huele a animales muertos, tú verás.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*