TATTOO

En 1991 se encontró una momia neolítica dentro de un glaciar de los Alpes austro-italianos, con 57 tatuajes en la espalda. Esta momia es conocida como el Hombre del Hielo y es el cadáver humano con piel más antiguo que se ha encontrado. A partir de este descubrimiento se puede decir que el tatuaje es tan antiguo como el propio ser humano. Sin embargo, las distintas culturas que utilizaron el tatuaje lo hicieron de distintas maneras; tanto como arte, en el sentido de creación de significados rituales o simbólicos, como ocurría en el Antiguo Egipto, como para marcar o señalar a los criminales, que es el caso de las antiguas Grecia y Roma. Incluso se cree que, por su posición en el Hombre del Hielo, las marcas cumplieron un fin terapéutico. En la actualidad el tatuaje continua a nuestro lado, los hay que se tatuan por rebeldía, otros lo hacen como fórmula para congelar y guardar en el tiempo alguna idea, algunas palabras, algún recuerdo, o simplemente por mera estética. Sea cual sea nuestra razón, impresiona ver como una práctica presente en la humanidad desde hace miles de años sigue acompañándonos y con tanta fuerza.

Nunca he sido muy amiga de los tatuajes, pero hay algunos por los que tengo especial predilección. Desde hacía algún tiempo quería tener el mío, como ya por fín me he decidido, y me lo he hecho, pensé que tal vez estaría bien compartir algo de inspiración por si hay alguien que lo está considerando. La selección que he hecho responde sólo a mis gustos más personales, no sé si será el tipo que les gusta, pero al menos les podrán servir de idea.

Yo me he tatuado la palabra piacheli, que es el nombre del objeto mágico de una historia que mi padre siempre me ha contado. Pensé que hay palabras que deberían acompañarnos siempre, más que nada porque mantienen la magia y la inspiración.

← Previous post

Next post →

1 Comment

  1. ¡¡Me encanta, Paula!! Yo tardé bastante en decidirme por el que quería, y aunque siempre me había dado algo de miedo el hecho de que me pudiera arrepentir, la verdad es que el mío lleva acompañándome un lustro y es que, como tú bien dices, hay palabras que es mejor que nos acompañen siempre…

Leave a Reply

*