LA COCINA AL DESCUBIERTO

¿Qué es lo más bonito de la casa? Muchos dirán el salón, otros el dormitorio, quizás algunos el baño, pero me imagino que a casi nadie se le pasará por alto la cocina.
Creo que la cocina dice mucho de una persona. He escuchado muchas veces eso de “dime lo que comes y te diré quién eres” y creo que esa frase esconde mucha verdad. Nunca he podido tener una cocina grande. He vivido ya en seis lugares diferentes y salvo en casa de mis padres, las cocinas han sido siempre minúsculas, para mi pesar.
No sé si algún día podré llegar a tener la cocina que imagino en mis sueños, pero si puedo me gustaría que fuese una cocina transparente, abierta, una cocina que sea el centro de la casa, que se fusione y que sea acogedora.Las cocinas que vemos en los catálogos a veces son tan minimalistas, simples y limpias que creo que de tener una así nunca cocinaría, porque me daría pena ensuciarla al cortar las verduras, asar la carne o jugar con la harina. No me gustan las cocinas que no lo parecen, me gustan las cocinas que te invitan a disfrutar en ellas.

Es por eso que me he alegrado mucho al ver la tendencia cada vez más fuerte de dejar al descubierto todos los secretos que esconden. Cuando uno entra a una de ellas, se queda fascinado por la cantidad de objetos, por las bonitas tazas, los aromas de las especias que se asoman en los frascos de crital, las torres de platos, la delicadeza de las copas de vino, el aroma al café, la hierbabuena fresca, el perejil reposando en el vaso, el pan que descansa en la cesta…

Resulta que son como pequeños museos en el que vemos el día a día de las personas que viven en ellas, y aprendemos mucho de ellos y de su pequeño mundo.
Con una cocina así, los miedos desaparecen, y sólo sentimos la necesidad de curiosear y descubrir más de los secretos que aún esconden.

← Previous post

Next post →

1 Comment

  1. Tienes razon!
    Como me gusta que dices!

    En estas fotos no hay la cocina de mi suenos, pero podria mezclar algunos y obtener algo que me gustaria.. especias en las macetas, tazas – cada de otra parroquia (como se dice en Polonia), botes con el te, platos al alcance de tu mano (?! na wyciagnięcie ręki:) ), madera, luz y espacio abierto al salon.. no me imagino otramente!

    Espero que llegas un dia a tener tuya, imaginada, de suenos…

Leave a Reply

*